domingo, 27 de enero de 2019

16 ETAPA CARCABOSO- ALDEANUEVA DEL CAMINO 41 km

Kaixo!!!!
Como os digo siempre, tras un buen descanso el cuerpo se reactiva y está listo para otra etapa. Dormir solo tiene la ventaja de poder levantarse cuando uno quiera y a la hora que quiera.
Son las 7,15 h y estoy en pie y con la ochola casi terminada . Recojo lo que e queda y bajo a desayunar al bar de al lado que abre a las 7,00h.
Son las 7,55 h y tomo camino callejeando por CARCABOSO. Todavía es de noche pero en breve empezará a clarear. Hace frío, mucho frío...los coches tienen ia buena helada. Se que tengo que llegar a las tres cruces y de ahí...adelante!!
Voy atravesando parcelas de terreno cercadas para el ganado y tomando altura. Ya sale el sol....!!!
Miro de rehojo a todo el ganado que dejo de lado pues no quiero tener ningún otro susto.
Son las 9,30h y llego a una zona que me acuerdo y que es donde empieza la dehesa.
Un mastín mimoso me viene a saludar!!!!
Es el de la última casa antes del inicio de la dehesa.
Zizagueo tomando más altura y entro en la Preciosa dehesa.
Me restan hasta el ARCO DE CAPARRA unos 15 km. Camino tranquilo y solitario en alguna ocasión interrumpido por los mugidos de algún animal.
Son las 11,00h y llego a la zona de VENTA QUEMADA.
Me restan 6 km al ARCO y a las 12,15h llego al mencionado lugar.
Las fotos de rigor a la antigua ciudad Romana y continuo ruta.
Hace un día magnífico!!!
Me resta otro tanto como lo recorrido hasta ahora pero merece la pena!!!
El Camino continúa por dehesa pero más abierta que la anterior y más monótona.
Tras unos 10 km, el camino me saca a la carretera.
En esta ocasión decido continuar el camino y no la N-630 que en otra ocasión tome por falta de señalización. Vuelta y revuelta sin ningún sentido hace que en vez de llegar una hora antes , llegue una hora más tarde..
Estoy en ALDEANUEVA DEL CAMINO!!!!!
Son las 17,0h y tras tomar cama en el albergue, me ducho y salgo a ver a nuestro ATHLETIC!!
Algo de cena y a descansar!!
Gabón!!
CARPE DIEM eta Aúpa ATHLETIC!!



Enviado por
JOSU ARTETXE